Ki-21Ib Sally de ICM

Durante muchos años los aficionados a los aviones japoneses de la Segunda Guerra Mundial a escala 1/72 hemos tenido un claro Santo grial. El Mitsubishi Ki-21 Sally de Revell Japan. Una maqueta de los años 70 de este precioso bombardero nipón que superaba a la maqueta que editó MPM en los años noventa.

La maqueta

El Sally, como el Gekko o el Nick que editó hace casi cinco décadas Revell Japan eran maquetas adelantadas a su época: panelado inciso, excelente encaje, buen nivel de detalle…y que con el tiempo fueron siendo muy apreciadas por los modelistas -y coleccionistas de maquetas- sus precios, en especial del Sally, si conseguías una eran, y son, exorbitantes. Ahora la marca ucraniana ICM pone fin -en parte- a la larga espera de muchos aficionados y nos presenta al bello Ki-21 en su variante con jardinera en lugar de la torreta (el Ki-21IIb).

El box-art es un tanto feote, un avión, en nuestra opinión, tan bello merecía algo mejor, pero bueno nos conformamos con el que tiene. Las instrucciones de ICM son las clásicas de la marca después de su extraño experimento hace unos años con los dibujos en 3D. Blanco y negro clásico, sin diagramas y flechas mareantes. Claras, un tanto escuetas, pero más que correctas.

Ki-21Ib Sally  de ICM
Ki-21Ib Sally  de ICM

La pintura

En las instrucciones ICM ha decidido incluir una plantilla a escala para que cada modelista se fabrique las mascarillas para las extensas transparencias la maqueta, que hay que decir que son de excelente calidad, aunque alguno no se mostrará entusiasmado por el grosor de los montantes de éstas, aunque creemos que es un punto a favor para ayudar a realizar las mascarillas.

Ki-21Ib Sally  de ICM
Ki-21Ib Sally  de ICM

Las superficies del kit vienen en panelado inciso y se nos antojan algo sencillas para lo que estamos viendo en marcas como Arma Hobby o Eduard. A simple vista parecen tener buena profundidad, pero parecen algo más anchas que las que realizan las marcas citadas.

Ki-21Ib Sally  de ICM

Los detalles

El detalle del interior es bueno, con parte de la estructura interna representada, así como el habitáculo de la tripulación. Como nota negativa resaltaríamos la no reproducción de la bodega de bombas, algo extraño ya que ICM siempre ha detallado éstas en otras maquetas como en los Katiuskas o en la familia del Do-17. Esperemos que lo haga en futuras variantes.

Las calcas parecen ser de buena calidad. Buen nivel de saturación de color, aunque quizás un pelín gruesas. No obstante, la mejoría, si las comparamos con las que acompañaban a sus maquetas a inicios de los 2000 es muy notable. Las calcas son para 4 aparatos del ejército nipón algo tristes. El Sally era un aparato que vistió libreas muy llamativas y lamentablemente ICM no se ha decidido por ellas. Una lástima.

Ki-21Ib Sally  de ICM